Los autos sin conductor de Uber no fueron programados para detenerse ante peatones imprudentes

Cuando un vehículo autónomo de Uber atropelló y mató a un peatón que cruzó la calle en un punto no designado para el cruce, en Tempe, Arizona, el año pasado, comenzó un debate sobre la seguridad de los autos sin conductor. Como se informó en ese momento, las circunstancias del choque fueron inusuales, lo que originó preguntas acerca de la capacidad de los autos sin conductor para identificar obstáculos y situaciones inesperados. En el incidente de Tempe, resultó que el vehículo sin conductor no tuvo problemas para identificar al peatón, e incluso identificó que una maniobra de frenado de emergencia debió haber sido usada antes del choque. Sin embargo, las maniobras de frenado de emergencia estaban desactivadas.

Lea el informe preliminar de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) aquí.

La publicación del informe de la NTSB ha originado preguntas acerca de las dificultades que los vehículos autónomos podrían tener para identificar obstáculos inesperados en las carreteras. Según el informe, la víctima fue identificada por el vehículo casi 6 segundos antes del choque. Primero, la víctima fue identificada como un objeto desconocido, después como un vehículo y después de eso, como una bicicleta. Cada una de esas clasificaciones tiene un comportamiento y recorrido esperado, y el software de manejo automático determina el escenario más probable. El software determinó que se debió haber realizado una maniobra de frenado de emergencia 1.3 segundos antes del choque. Incluso si el frenado de emergencia hubiera estado activado, el vehículo hubiera tenido apenas 1.3 segundos para desacelerar de 43 mph a 0 mph para evitar el choque, algo muy difícil que pasara. El choque, sin embargo, hubiera sido a una velocidad más baja. La NTSB cree que el peatón hubiera sobrevivido al choque si el vehículo hubiera realizado esa maniobra de frenado de emergencia. El frenado de emergencia estaba desactivado para prevenir un manejo errático durante la prueba del vehículo.

Ciertamente, las circunstancias únicas de la situación fueron factores importantes en el incidente de Tempe. No obstante, los fabricantes de vehículos autónomos tendrán que tener en cuenta casi todas las situaciones posibles que pudieran surgir antes de que el público acepte por completo esta nueva tecnología.

La Firma Legal de Scott Warmuth ayuda las víctimas de accidentes de tránsito a buscar una compensación financiera por sus lesiones. Para una consulta gratuita especializada en lesiones, llámenos hoy al número 626-986-3792.

Deja un comentario