Preparar a los adolescentes para conducir

Los datos no mienten: los adolescentes conducen mal, cuando se les compara con todos los otros grupos de edad. Hay varias razones por las que los adolescentes son los peores conductores, pero el factor principal es la inexperiencia. El conducir es algo nuevo para los adolescentes y todavía tienen que aprender a identificar situaciones peligrosas cuando están en la vía. La inexperiencia también puede causar que los conductores adolescentes reaccionen de forma incorrecta o tomen malas decisiones cuando se presenta una situación peligrosa. La inexperiencia al manejar y otros factores de riesgo asociados a la “ilusión de invencibilidad de los adolescentes” pueden explicar por qué los conductores adolescentes son casi tres veces más propensos que cualquier otro grupo de edad a morir en un choque de auto.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) identifican ocho zonas de peligro para los conductores adolescentes, con cada zona de peligro considerada una causa principal de choques de autos, lesiones y muertes. Los CDC recomiendan que los padres les enseñen estas causas principales a los nuevos conductores adolescentes para reforzar un buen comportamiento al conducir. Esas ocho causas principales son:

  • Inexperiencia del conductor
  • Conducir con pasajeros adolescentes
  • Conducir de noche
  • Conducir sin usar cinturón de seguridad
  • Conducir de forma distraída
  • Conducir sintiendo cansancio
  • Conducir de forma imprudente
  • Conducir en estado de ebriedad

La educación es la mejor forma que tienen los padres para ayudar a sus conductores adolescentes a evitar estas ocho zonas de peligro. Los conductores adolescentes deben estar al tanto de estas zonas de peligro y de cómo evitarlas. Además de proporcionarles tanta experiencia y orientación de manejo como les sea posible, los padres también pueden enseñarles a los conductores adolescentes sobre:

  • Los peligros de conducir ebrios: solo digan que no.
  • Los peligros que conducir somnolientos: también, solo digan que no.
  • Cómo minimizar las distracciones: aparten el teléfono y limiten el número de pasajeros.
  • Peatones, ciclistas y motociclistas: hay más personas en las vías aparte de los otros conductores.
  • Manejo defensivo: protegerse a ustedes mismos es proteger a los demás.
  • Condiciones adversas en la carretera: conducir de noche, el mal clima y las vías en mal estado o difíciles requieren de velocidades más bajas.
  • Qué hacer si ocurre un accidente de auto: incluso los mejores conductores se ven involucrados en accidentes de tránsito.

La Firma Legal de Scott Warmuth aconseja firmemente todas las formas de educación para los conductores. Mientras más conductores practiquen un manejo defensivo y libre de distracciones, más seguras serán las calles. Pero entendemos que los accidentes ocurren. Nuestro equipo de abogados experimentados en accidentes de tránsito está aquí para ayudar a los conductores lesionados en accidentes que no fueron su culpa. Llámenos hoy al 626-986-3792 para recibir una consulta legal gratuita.

Deja un comentario