La solicitud de patente provisional en los Estados Unidos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En 1995, Estados Unidos comenzó a implementar un proceso de solicitud de patente provisional. Las patentes provisionales establecen una fecha temprana de presentación, protegiendo los inventos con una designación de “patente pendiente” por hasta un año. Las patentes provisionales son completamente opcionales y no reemplazan las solicitudes de patentes no provisionales, sino que sirven para complementarlas. Existen varias diferencias entre estos dos tipos de patentes.

Contenido

Las solicitudes de patentes formales usualmente incluyen ilustraciones artísticas, descripciones detalladas, afirmaciones y ejemplos que explican el invento, todo cumpliendo con un formato específico. Las patentes provisionales no tienen ninguna restricción especial en cuanto al formato usado para proporcionar las descripciones del invento y no tienen que incluir las afirmaciones del producto. Las patentes provisionales son mucho más fáciles de preparar y pueden ser presentadas rápidamente. Por ejemplo, un cliente de nuestra firma estaba ansioso porque tenía que hacer un informe sobre su nueva tecnología para un cliente para el día siguiente, pero tenía miedo de que este pudiera copiarle su tecnología después de presentarle el informe. Le recomendamos que solicitara una patente provisional. Modificamos el documento de su informe y presentamos una solicitud ante la Oficina de Patentes el mismo día, protegiendo así su trabajo.

Costo

Las patentes provisionales cuestan, en promedio, mucho menos que una patente típica. Los agentes y abogados de patentes requerirían, normalmente, de entre 30 y 40 horas para preparar una solicitud de patente, pero solo unas 8 a 10 horas para completar una solicitud de patente provisional. Si un cliente proporciona la documentación adecuada, la solicitud de patente provisional podría completarse incluso más rápido, lo que a su vez reduce los honorarios de los abogados. Los costos de presentación también se reducen. Presentar una solicitud de patente formal requiere de una tarifa de $785, mientras que la patente provisional cuesta solo $140. Es importante recordar, sin embargo, que las patentes provisionales son un costo añadido.

Confidencialidad

A menos que se solicite específicamente, las solicitudes de patentes son publicadas 18 meses después de la fecha de presentación de la solicitud. Las patentes provisionales no son publicadas por la USPTO.

Como se mencionó anteriormente, las patentes provisionales son válidas hasta por un año. Los solicitantes deberán convertir su patente provisional en una no provisional durante este periodo de tiempo. La fecha efectiva de presentación de la solicitud de patente oficial será la fecha de presentación de la patente provisional. Cualquier nuevo avance en el producto seguirá teniendo la fecha más temprana de presentación. Muchos inventores y empresas han usado estratégicamente este beneficio a su favor.

Un beneficio más práctico de las patentes provisionales es un periodo de prueba implícito de un año. Después de presentar una solicitud de patente provisional, si un inventor determina que el producto desarrollado es inviable, no tiene posibilidades o no tiene valor de mercado, entonces puede simplemente abandonar la solicitud de patente formal y dejar que la patente provisional de venza. Si bien no es el escenario esperado, el inventor no tendrá que pagar los costos asociados con una patente no provisional.

El departamento de propiedad intelectual de la Firma Legal de Scott Warmuth puede ayudar a individuos, socios y corporaciones a proteger sus productos innovadores bajo la ley de patentes. Para una consulta gratuita sobre propiedad intelectual, ¡llame a nuestra firma legal hoy al 626-986-3792![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

mas

Llama Ahorra para su Consulta Gratis!

Nuestro equipo profesional y multilingüe les proporciona a los clientes servicios legales personalizados con sensibilidad y entendimiento, respaldados por décadas de experiencia. Estaremos felices de estudiar su caso.

¡Nuestros abogados hablan su idioma!